Debate e Ideas

BADAJOZ, CIUDAD DE LOS HORRORES. LA VERDAD DE LA MASACRE DE BADAJOZ

12.02.2018 12:47

BADAJOZ, CIUDAD DE LOS HORRORESCosas impensables como violar a niñas e introducirlas bayonetas por la vagina para abrirlas en canal en vida.....Decapitar a los milicianos, abrirles las tripas y meterles la cabeza por el estómago....colgar al sol cuerpos de personas para que sirvan de ejemplo.....como las bandas de criminales moros quemaban, castraban y pasaban a cuchillo a miles de jornaleros.....como oficiales y terratenientes hacian bailar a las mujeres antes de abrirlas en canal......como lidiaban a los milicianos en la plaza de toros, como público toda la calaña eclesiastica y terratenientera........

Mérida resistió hasta el 11, día en que la tomó Asensio y, a continuación, Tella cortó la carretera y la línea férrea Madrid-Badajoz. Los miembros del Comité de defensa de la ciudad, encabezados por la anarquista Anita López, fueron ejecutados. La mayoría de los niños, mujeres y ancianos, todos ellos desarmados, se refugiaron en las ruinas del Teatro Romano; cuando los moros entraron, decapitaron a casi todo el mundo y muchos cuerpos fueron colgados al sol. A las niñas las violaban y a continuación las mataron introduciéndoles la gumía o la bayoneta por la vagina y rajándolas.

Fosas comunes han sido encontradas en Don Benito, Llerena, Villanueva de la Serena, Herrera del Duque, Guareña, Jerez de Los Caballeros y Almendralejo.

En Zafra, era el propio cura del pueblo, Juan Galán Bermejo, el que señalaba a los que se debía ejecutar y declaró a Marcel Dany, periodista de la agencia Havas, que “todavía no hemos tenido tiempo de legislar cómo y de qué manera será exterminado el marxismo en España. Por esta razón todos los procedimientos de exterminio de esas ratas son buenos, y Dios en su inmenso poder y sabiduría los aplaude”. A semejante personaje, que siempre llevaba la pistola bajo la sotana, se le atribuyen 750 fusilamientos.

El 13 comenzó el asalto a Badajoz, defendido por 500 soldados y 3.000 milicianos inexpertos dirigidos por el coronel Ildefonso Puigdendolas frente a 3.000 sublevados. La ciudad cayó el 14 por la tarde. La aviación alemana e italiana bombardeó con los Junker 52 que despegaban de los aeródromos portugueses sin que los sitiados recibiesen ninguna ayuda de la aviación republicana.

El corresponsal de “Le Temp” escribe el día 15 que “Los milicianos sospechosos detenidos son inmediatamente ejecutados” y da la cifra de 1.200 asesinados. A este corresponsal declara Yagüe: “Ha sido una espléndida victoria. Antes de seguir adelante vamos a terminar la limpieza de Extremadura, ayudados por los falangistas”. Los milicianos capturados en el coro de la catedral fueron ejecutados ante el altar.

También fueron fusilados los republicanos comandante Alonso y los coroneles Pastor Palacios y Cantero. Puigdendolas logró huir con parte de sus hombres a Portugal pero serán entregados por el gobierno de este país; Puigdendolas conseguirá escapar y regresar a zona republicana.

Mario Neves relata en el “Diario de Lisboa”: “Acabo de ser testigo de auténticas escenas de desolación y horror de las que no me olvidaré mientras viva. Cerca de los establos todavía pueden verse muchos cuerpos yaciendo como resultado de la implacable justicia militar. En las avenidas principales, una no muy larga mirada como la que he echado esta mañana, muestra una larga hilera de cadáveres insepultos tirados allí, los legionarios extranjeros y las tropas moras que están encargados de las ejecuciones quieren que los cuerpos en las calles para que sirvan de ejemplo, consiguiendo el efecto deseado”.

Entre los falangistas que protagonizaron la cacería de seres humanos destacan Mariano Ramallo[6]; el padre Lomba, encargado de realizar las listas de los que había que ejecutar; Arcadio Carrasco, que con el tiempo sería nombrado Marqués de la Paz (!) y presidente del Sindicato Vertical; y Jorge Pinto, terrateniente de Olivenza, que hacía bailar a las mujeres antes de matarlas abriéndolas en canal y arrancándolas las tripas.

A los habitantes se les llegó a marcar a fuego vivo como a las reses. Falangistas y moros hacías apuestas entre ellos, y en la Plaza de Penacho estos últimos se divertían abriendo la tripa de los prisioneros y metiendo la cabeza dentro.

Hasta tal punto llegó el salvajismo que el propio Franco ordenó a Yagüe que se detuviesen las castraciones; en efecto, los moros castraban a los cadáveres y los oficiales alemanes hicieron fotos de los cuerpos como “souvenir”. Pero se siguió realizando.

Masacre en la plaza de toros

Durante los días 14 al 15 de agosto se produjo el que fue quizá el episodio más trágico de toda la guerra. Miles de civiles fueron lidiados (sic) y rematados en la plaza de toros de Badajoz.

El horror de semejante carnicería ha sido históricamente ocultado por el bando vencedor y casi ha caído en el olvido. La Guerra Civil trae a la memoria los nombres de Gandesa, Guernika, Jarama, Brunete, Teruel, Guadalajara… pero no el de la ciudad extremeña, protagonista de un acontecimiento que pone los pelos de punta; de los 8.000 fusilamientos que hubo en la ciudad, más de la mitad sucedieron en el coso de Badajoz.

Muchos historiadores han minimizado los acontecimientos. Según Hugh Thomas la “cifra de muertos no llegaba a dos mil”; calculaba esta cifra a los veinte años del fin de la guerra y utilizaba fuentes oficiales del régimen que, entre otras cosas, olvidaron señalar que hasta se entregaron invitaciones para acudir a tan taurino festejo.

Yagüe ordenó el encierro de los prisioneros, la mayoría civiles, en el coso de la plaza de toros el día 14. En los tendidos se instalaron focos para iluminar la arena; en ese mismo tendido donde señoritos, falangistas, terratenientes, señoritas cristianas y devotas de la alta sociedad, monjas y frailes, entre ellos el citado padre Lomba, aguardaban impacientes la orgía de sangre que se avecinaba.

Entre los más despiadados destacó un sargento moro de nombre Muley que se colocó un traje de torero encima del suyo y comenzó la “faena”: usaba la bayoneta como estoque contra los prisioneros y los mataba clavándoles el hierro en la cara y en el cuello. Mientras, la gente de ley y orden daba los olés y los correspondientes aplausos cuando los prisioneros eran banderilleados.

El espectáculo duró toda la noche. Durante las primeras horas del día 15, el miliciano Juan Gallardo Bermejo le arrebató la bayoneta a uno de los legionarios-toreo y lo mató. En ese momento se retiraron de la arena moros y legionarios y comenzó un ametrallamiento masivo.

Durante largo rato silbaron las balas, hasta el extremo de que los tiradores fueron reemplazados en varias ocasiones. No más de dos o tres personas sobrevivieron de las más de 4.000 que se hacinaban en el foso y que fueron a parar a fosas comunes.

Al amanecer del día 15, se volvió a llenas la plaza de prisioneros y hacia las seis de la mañana comenzó un nuevo tiroteo de ametralladoras que duró dos horas.

Las tropas moras saquearon a los asesinados en busca de anillos (aunque hubiese que cortar dedos), cadenas e incluso arrancaban las muelas de oro a golpe de bayoneta.

El gobierno portugués entrega a los huidos

Durante los días siguientes a la matanza en la plaza de toros, se siguió asesinando a numerosas personas que se recogían por la provincia o huidos que entregaba la dictadura portuguesa.

El 19 de agosto se estrenaron las nuevas autoridades de la ciudad en un acto público en el que fueron fusiladas 13 personas, siete españoles (entre ellos el alcalde Sinforiano Madroñero y el diputado socialista Nicolás de Pablos) y seis portugueses.

Tras la misa que celebraron los sacerdotes se realizaron los fusilamientos mientras la banda de música amenizaba el espectáculo. Los cuerpos estuvieron expuestos tres días y se les colocó un letrero que decía: “Estos son los asesinos de Badajoz”.

Tiempo después de todos estos acontecimientos, todavía continuaron las ejecuciones. Todos los días, a las doce de la mañana, en la Plaza de Penacho se asesinaba a los prisioneros mientras se oía el himno de Falange y la Marcha Real. Los habitantes eran obligados a contemplar el espectáculo; negarse equivalía a participar en el mismo. Fascistas portugueses vinieron desde Elvas para regocijarse con la función, en especial cuando, en vez de fusilar, los moros degollaban con la gumía.

el horror del fascismoLa prensa recoge la noticia

“Naturalmente que los hemos matado- me dijo-, ¿qué suponía Vd.? ¿Iba a llevar 4.000 prisioneros rojos en mi columna, teniendo que avanzar contra reloj? ¿O iba a dejarlos a mi retaguardia para que Badajoz fuera rojo otra vez?”. Esta fue la respuesta que dio Yagüe al corresponsal del New York Herald, John Whitaker.

Las primeras noticias de la matanza de Badajoz la dieron los periodista franceses Marcel Dany y Jacques Berthel y el periodista portugués Mario Neves.

En 1.937, el comandante McNeil Moss negaba los hechos basándose en el testimonio de dos voluntarios británicos de las tropas franquistas… que no se incorporaron a la guerra hasta el 9 de septiembre.

El periodista norteamericano Jay Allen publicó el día 25 de agosto la crónica “Masacre en Badajoz” en The Chicago Tribune y si bien utilizó información del bando franquista y además era partidario de éste, narró con veracidad lo que vio, por lo que los rebeldes le acusaron de “calumniador”:

“Esta es la historia más dolorosa que por mi azar me tocó realizar (…) Hubo fuego, hay cuerpos quemados. Cuatro mil hombres y mujeres han muerto en Badajoz desde que los legionarios extranjeros del general Francisco Franco y los moros treparon sobre los cuerpos de su propia muerte (…) miles fueron asesinados sanguinariamente después de la caída de la ciudad (…) desde entonces de 50 a 100 personas eran ejecutadas cada día. Los moros y legionarios están saqueando. Pero lo más negro de todo: la “policía internacional” portuguesa está devolviendo gran número de gente y cientos de refugiados republicanos hacia una muerte certera por las descargas de las cuadrillas rebeldes (…) Aquí [en la plaza de la catedral] ayer hubo un ceremonial y simbólico tiroteo. Siete líderes republicanos del Frente Popular fueron fusilados ante 3.000 personas (…) Todas las demás tiendas parecían haber sido destruidas. Los conquistadores saquearon según llegaron. Toda esta semana los portugueses han comprado relojes y joyería en Badajoz prácticamente por nada (…) los que buscaron refugio en la torre de Espantaperros [torre medieval de Badajoz] fueron quemados y fusilados.”

“De pronto vimos a dos falangistas detener a un muchacho vestido con ropa de trabajo. Mientras le agarran, un tercero le echa atrás la camisa; descubriendo su hombro derecho se podían ver las señales negras y azules de la culata del rifle. Aún después de una semana se sigue viendo. El informe era desfavorable. A la plaza de toros fui con él. Fuimos entre vallas al ruedo en cuestión (…) Esta noche llegará el pienso para el “show” de mañana. Filas de hombres, brazos en aire. Eran jóvenes, en su mayoría campesinos, mecánicos con monos. Están en capilla. A las cuatro de la mañana les vuelven a llevar al ruedo por la puerta por donde se inicia el “paseíllo”. Hay ametralladoras esperándoles. Después de la primera noche se creía que la sangre llegaba a un palmo por encima del suelo. No lo dudo, 1.800 hombres- había mujeres también- fueron abatidos allí en doce horas. Hay más sangre de la que uno pueda imaginar en 1.800 cuerpos.”

“Volvimos al pueblo pasando por la magnífica escuela e instituto sanitario de la República. Los hombres que los construyeron están muertos, fusilados como ‘negros’ porque trataron de defenderlos. Pasamos una esquina, ‘hasta ayer había aquí un gran charco de sangre renegrida’, dijeron mis amigos. ‘Todos los militares leales a la República fueron ejecutados aquí, y sus cuerpos se dejaron durante días a modo de ejemplo’. Les dijeron que salieran, así pues, dejaron sus casas precipitadamente para felicitar a los conquistadores y fueron fusilados allí mismo, y sus casa saqueadas. Los moros no tenían favoritos.”

Niños de la época, relatos de supervivientes ya fallecidos, cuentan como los moros y legionarios entraban en las casas por las noches, ruidos gritos, risas de los asesinos....a la mañana las calles amanecían llenas de sangre mujeres con sus niños en brazos degolladas.......un periodista portugués de derechas que llegó a Badajoz en los días negros...salió espantado y maldiciendo todo lo relacionadio con los sublevados españoles...periodistas franceses e ingleses publicaron en sus periódicos artículos que posteriormente fueron censurados o matizados por su alto indice de salvajismo y barbarie.

Badajoz durante dos semanas fue un autentico cementerio....hablan de 3000, de 4000 de 5000 e incluso de 8000 fusilados en tan solo 5 días.....se sabe que de la plaza de toros salían rios de sangre que bajaban por las calles, eso es totalmente cierto. La iglesia cedía sus fincas para torturar,violar y asesinar mujeres, niños, hombres y ancianos. Cambiaron un mandamiento, el de No matarás, lo matizaron y pusieron, mataras pero con justicia..algun cura antes de que entrasen los moros y fascistas quemaron los papeles sindicales para salvar a los que pudiesen...en un documental contaron que al parecer al parroco de una aldea a las afueras de Badajoz le arrancaron los dedos, la lengua y fue quemado en vida por estar segun la iglesia poseido por el marxismo.

El 27 de octubre en“La Voz” de Madrid se daba a conocer lo sucedido. Lamentablemente no he tenido oportunidad de consultarlo

* Kaosenlared - Rash

FASCINACIÓN CHE

10.02.2018 12:41

Ernesto Che GuevaraErnesto "Che" Guevara se convirtió en un ícono de la izquierda revolucionaria a fines de la década de 1960. Incluso cuarenta años después, la fascinación que emana de él parece inquebrantable.

introducción

¡Che vive! "Estas palabras fueron impresas en un cartel que representaba la imagen de Che Guevara, que gozó de gran popularidad entre los estudiantes de izquierda en Alemania Occidental a finales de los 60 y principios de los 70." ¡Che vive! "Podría entenderse como una exclamación desesperadamente desafiante Seguir siendo fiel a la idea de la revolución mundial incluso después de la muerte de uno de sus protagonistas: "¡Che vive!", En un sentido estricto, hoy solo soñarían los ferves religiosos que soñarían con un regreso cristiano de un revolucionario oso, pero si no como persona real, Ernesto "Che" Guevara parece seguir viviendo en la mente de innumerables personas, para inspirar su imaginación y satisfacer sus deseos, ya que sus diarios y biografías sobre él siguen vendiéndose excelentemente, cada vez hay más películas nuevas sobre su vida Cientos de miles atraen al cine, y el guerillero heroico , el famoso retrato de Alberto Korda, ahora se encuentra millones de veces en camisetas, tazas, botellas de cerveza o abanicos de amigos del fútbol y se distribuye en todo el mundo. Incluso si uno puede confiar mucho en los estrategas de marketing de la industria de la publicidad, el continuo boom del Che aún necesita explicación. [1]

Para el hombre, cuyo atractivo permanece intacto, no solo ha muerto hace más de cuarenta años, sino también los objetivos políticos que defendía: la lucha armada por la revolución mundial, la creación de un nuevo ser humano en una sociedad socialista, la introducción de un economía de plan rígida: están completamente fuera de línea. Esto sugiere que aquellos que se equipan hoy con los accesorios del Che ya no son guevaristas , no son los que quieren luchar con el arma en la mano contra la opresión en el mundo. Y sin embargo, promete adornarse con él, obviamente todavía es una ganancia ideal. Ahora es bastante comprensible querer sacar provecho de la popularidad de un hombre que fue una leyenda incluso durante su vida. Pero, ¿qué alimenta la continua fascinación que emanó del Che Guevara, y cuál es el beneficio?

El ícono de la revolución mundial ...

Llama la atención que el enfoque actual no se centre tanto en los objetivos políticos del Che Guevara como en su persona, su vida y su trabajo. Esto no es sorprendente dada la increíble biografía de este hombre, que en una década trajo del aventurero completamente desconocido al ícono de la revolución mundial.

Nacido en 1928 en Rosario, Argentina, Ernesto Guevara estudió medicina en Buenos Aires. Durante sus estudios y después de eso, emprendió dos largos viajes de un mes por América del Sur. En su segundo viaje, finalmente aterrizó en México; Allí conoció a Fidel Castro y se unió a fines de 1956 como médico de la fuerza invasora, con la tierra de Castro en Cuba y quería derrocar al dictador Fulgencio Batista. El desembarco en Cuba fue un desastre, de 83 hombres quedaron solo 17 restantes. Y sin embargo: en una pelea guerrillera de dos años logró expulsar a Batista. Guevara, que se había alzado en la guerrilla al segundo hombre detrás de Castro, se mudó a La Habana el 2 de enero de 1959 en procesión triunfal. A la edad de 31 años, el doctor con un doctorado se convirtió en presidente del Banco Nacional, más tarde ministro de Industria. Estaba al lado de los dos hermanos Castro Fidel y Raúl en el triunvirato, que gobernó la isla en los próximos años.

La fama de Che Guevara creció rápidamente mientras viajaba por el mundo para promover el reconocimiento y el apoyo al nuevo régimen. Se convirtió en el portavoz de la revolución cubana a nivel internacional. Poderoso y carismático, predicó incansablemente sus ideales revolucionarios. Pero tan exitoso como agitador, no tuvo éxito como político. La política económica de la que fue responsable resultó ser un fiasco único. En la conversión de la economía a las pautas económicas planificadas, se orientó como un comunista convencido primero a la Unión Soviética. Pero poco a poco se alejó de esto, desde la URSS en su opinión, no fue suficiente para que la revolución en el "Tercer Mundo" comenzara. Por lo tanto, entró cada vez más en conflicto con el poder y el realpolitiker Fidel Castro, quien, con el fin de asegurar la supervivencia económica de la Revolución cubana, la lealtad de Moscú.

A principios de 1965, cuando el discurso de Guevara en Argel atacó a la URSS por falta de apoyo a los movimientos de liberación en el Tercer Mundo. A su regreso el 14 de marzo de 1965, Che Guevara desapareció después de una conversación de 40 horas con Castro sin dejar rastro del público. Las especulaciones de que Fidel Castro se había librado de un competidor demasiado poderoso persistieron, así como los rumores de que había renunciado a sus oficinas gubernamentales para unirse a la lucha guerrillera y llevar la revolución a otras partes del mundo. En el transcurso de los siguientes dos años, uno se quedó perplejo acerca de su paradero. De hecho, él había dejado Cuba y liderado una guerra de guerrillas primero en el Congo y luego en Bolivia. Ambas veces fracasó miserablemente. El 8 de octubre de 1967, finalmente fue capturado por las tropas bolivianas y muerto a tiros al día siguiente.

Las circunstancias y el momento de su muerte han contribuido significativamente a la transfiguración del Che Guevara. Él murió en la batalla; renunció a la cómoda silla ministerial, renunció a su poder y aventuró su vida para satisfacer sus propias demandas revolucionarias. Y murió joven, lo suficientemente joven como para estar presente en la mente como un rebelde eternamente joven y no para ser medido por la realización de sus teorías y utopías. Lo que quedaba era la imagen del luchador inquieto por la liberación de los pueblos oprimidos. Lo que quedó fue la imagen del radical, que rigurosamente subordinó todas las relaciones y necesidades privadas, incluso las del propio cuerpo, a la revolución. Lo que quedaba era la imagen de Alberto Korda, el símbolo de la militancia juvenil, que se distinguía apaciblemente de los funcionarios comunistas más antiguos de Berlín Oriental, Moscú o Pekín en sus discretos trajes. Lo que quedaba era un lenguaje claro, a veces violento, intercalado con frases soñadoras: "Seamos realistas, probemos lo imposible" o "Solidaridad es la ternura de los pueblos", en la que se capturó el pathos de la revolución y el romántico. Aclaración de la violencia revolucionaria hecha posible.

Con todo esto, Che Guevara conoció a un espíritu de la época, tal vez más precisamente: un sentimiento de vida de una generación, que hoy se llama el 68er. Era el momento en que las discusiones de la izquierda radical en todo el mundo se centraban en un tema que se puede describir con las palabras clave descolonización, internacionalismo y antiimperialismo. La revolución cubana, la lucha argelina por la independencia y la guerra cada vez más violenta en Vietnam habían revivido un viejo sueño político, pero con una nueva apariencia: la idea de una revolución mundial, que ya no estaba basada en París o Moscú, sino en los movimientos de liberación en América Latina , África y Asia. En este contexto, el Che Guevara se convirtió en el símbolo de una izquierda revolucionaria o revolucionaria en los años sesenta y principios de los setenta. Porque él fue uno de sus protagonistas y el defensor más poderoso. Y le había dado a este movimiento su grito de batalla: "¡Crearemos dos, tres, muchos Vietnam!"

Y un momento más ayudó al Che Guevara, especialmente en el mundo occidental, a convertirse en un ídolo. El que se propuso revolucionar el mundo fue, en cierto sentido, uno de ellos: un joven blanco de buena familia, que en menos de diez años lo había llevado del aventurero itinerante a la encarnación del revolucionario que había triunfado Derrocar a un dictador con un puñado de camaradas que, como autodidacta, habían dirigido la economía de un país y habían actuado como un susto civil ante las Naciones Unidas. Fue una biografía que demostró que nada era imposible si tomaba el destino en sus propias manos, como si fuera un "triunfo de la voluntad" sobre la adversidad. La muerte en la jungla era el signo de exclamación detrás de una vida significativa.

Che Guevara no produjo las protestas estudiantiles, sino que desde un momento determinado las inspiró y radicalizó significativamente. Esto se aplica tanto a las discusiones teóricas como a la protesta militante. Sobre todo, ha inspirado la imaginación de la juventud rebelde haciendo de su vida las fórmulas académicas de la "utopía concreta" (Ernst Bloch) y el "hogar sin piedra angular" (Theodor W. Adorno) para ellos, evidentes. Y con la foto de Korda, que había sido publicada miles de veces por la editorial de izquierda radical italiana Giangiacomo Feltrinelli, había encontrado su icono, la imagen de su santo perdido, que podía llevar con ella en todas las demostraciones o colgar como póster en su propia habitación.

... y sus poderosas formas de contracción

Desde entonces, han pasado cuatro décadas, y ya no se puede hablar de un espíritu de optimismo, como en la década de 1960 o incluso de un espíritu de época revolucionario. Incluso el sentimentalismo de los veteranos de la revuelta estudiantil, que se mantuvo hasta hace unos años, ha dado paso a una crítica atroz y exhaustiva de los 68ers. Por lo tanto, el "espejo" en el verano de 2008 en la portada podría mostrar el último vertical con el dicho: "No fue del todo malo" - palabras de legitimidad, que hasta ahora se conocía en Alemania solo en relación con el nacionalsocialismo. Desde el "Proyecto Guevara" (Gerd Koenen), la búsqueda del punto de Arquímedes en el mundo en desarrollo, para revolucionar el mundo desde las bisagras, ha sido largamente archivada, uno debería asumir que su protagonista en el vórtice de Criticado y el icono de la revolución mundial aterrizó en algún lugar de los vertederos de la historia. Y sin embargo, parece ser lo contrario. ¿Debería Che Guevara, para mantenerse a la imagen del "espejo", ser la carretera de la izquierda?

Después de que el Che Guevara había sido olvidado durante casi veinte años en muchos lugares, su imagen apareció a mediados de la década de 1990 con mayor frecuencia en público. Una razón fue sin duda la revuelta de los zapatistas en México, en cuyo carismático vocero y líder militar, el subcomandante Marcos, muchos querían ver a un rehén del Che Guevara. Otra causa fue el movimiento de los críticos de la globalización que se formó a fines de la misma década. En ambos casos, la política central de Guevara, el internacionalismo, fue reelegido. Sin embargo, en todas las formas militantes de manifestación, no se trataba de la revolución, y menos aún de la revolución mundial. Incluso con los radicales, la fórmula mágica ahora era justicia social. Sin embargo, el interés en Che Guevara se ha mantenido y, tomando la ubicua oferta de utensilios del Che a escala, incluso aumentó. Puede verse como una compensación por una socialización capitalista ubicua, que parece ser tan alternativa en todos los déficits cada vez más obvios que incluso una crisis financiera como la de 2008 ya no produce contraconceptos reales. Y, de hecho, el "mito Che" parece ser una pantalla de proyección para los deseos, aspiraciones y esperanzas incumplidos, que, sin embargo, ya no necesitan ser exclusivamente, y quizás ni siquiera, principalmente de naturaleza política.

La continua fascinación del Che Guevara tiene que ver primero con el atractivo sensual de este hombre, que probablemente fue una de las personas más fotografiadas de su tiempo. El famoso retrato de Alberto Korda que muestra a un joven apuesto con cabello rizado hasta los hombros, su mirada audaz en la distancia, su marca registrada, la boina con una estrella roja en la cabeza, tiene un simbolismo casi eróticamente político. Combina de forma única la rebelión y la juventud, la militancia y el anhelo, la determinación y el desapego, la masculinidad y la ternura. Aquellos que se adornan hoy con este ícono pueden dar hasta lo más no convencional con el patetismo de la revolución y señalar a los demás que no quiere subordinarse por completo a las condiciones imperantes, sin tener que enfrentar siquiera al más mínimo de la sociedad. Este estilo radical ha sido utilizado por estrellas del pop como Robbie Williams, modelos como Giselle Bundchen e ídolos deportivos como Diego Maradona, y para la frustración de los izquierdistas neonazis militantes, los llamados nacionalistas autónomos que quieren capturar el odio de Guevara contra el poder mundial.

El continuo interés en las biografías del Che, los diarios de viaje de Guevara y las películas sobre él, sin embargo, son otra conjetura más, que no se agota en su atractivo exterior. Pensando en la revuelta estudiantil, la recepción del Che Guevara, además de una radicalización política también significó que la vida cotidiana se intensificó. Aquellos que, de acuerdo con la máxima de Guevara "No hay vida más allá de la revolución", dedicaron todo su tiempo y energía a una cosa, no enfrentaron la cuestión del significado de la vida en esta apasionada devoción. Tal fijación es ciertamente anacrónica en tiempos de excesiva elección individual, mayor flexibilidad y movilidad. Pero es por eso que, para aquellos que no quieren contentarse con eso, la vida del Che Guevara -no tanto sus ideas políticas- puede usarse como una pantalla de proyección.

Esto abre la vista de un montón de motivos almacenados similares, que constantemente alimentan el "mito Che" incluso en tiempos en que no hay revoluciones. Por lo tanto, con el colapso de los estados socialistas reales y el fin asociado de la "guerra civil mundial", las condiciones globales se han vuelto cada vez más confusas. Aquellos que no quieren comprometerse ciegamente con la política a lo largo del "eje del mal" han encontrado cada vez más difícil distinguir entre el bien y el mal. Tanto las experiencias de las últimas décadas como el papel ambivalente de la capacidad de previsión incrementada han contribuido a esto. Hoy, cada vez es más posible prever las consecuencias negativas de una política de las mejores intenciones, sin establecer los estándares para la acción correcta, un dilema que acaba de provocar la muerte de la política de ayuda de la "política de desarrollo". En contraste, el cielo político de ideas de Guevara se presenta como una reliquia de otro tiempo y ofrece en su defensa radical a los oprimidos y privados de sus derechos a todos aquellos que buscan escapar de la necesidad de la conciencia. Cualquiera que se refiera a él en este sentido puede imaginarse a sí mismo en el lado moralmente correcto de la historia, incluso después de la caída del "socialismo científico", que siempre lo había reclamado por sí mismo. Las formas desafiantes de contracción pudieron observarse hace más de una década, cuando algunos jóvenes comunistas en Berlín intentaron perturbar la presentación del "Libro negro del comunismo" cantando a coro: "No sospecharán, somos los buenos".

Esto puede describirse como incorruptibilidad o como una enajenación tonta, como un Donquichotterie, y sería con este último en relación con la autoimagen del revolucionario cubano no tan equivocado. El propio Che Guevara se refirió a Don Quijote en su carta de despedida a sus padres antes de aventurarse nuevamente en la jungla en 1965. Sin embargo, esto no fue -como creían los críticos- la admisión de su estrafalaria política, con la ayuda de casi ningún enfoque guerrillero para impulsar la revolución, sino el compromiso de no dejar ir un idealismo radical y especialmente en un mundo cada vez más alienado. Una extrañeza mundial, sin duda. Pero uno que los devotos de Guevara eliminaron del contexto de ingenuidad política y celebraron como resistencia, resiste una forma de socialización en la que todo parece degradado a mercancía, donde cada actividad, en cualquier esfera de la vida, se discute en términos económicos y juzgada por criterios económicos es. Cualquiera que se niegue a aceptar el pragmatismo político que, mientras tanto, se ha convertido en una alternativa y no ve más que irrazonables desordenados en la realpolitik, encontrará en el Don Quijote de Guevara un título de honor, incluso alejado de todas las intenciones revolucionarias. Porque parece en este idealismo no mundano que, si una vida verdadera en el error es imposible, hay algo que trasciende el materialismo económico sin recurrir a la religión.

Ciertamente hubo una interpretación religiosa de la obra de Guevara, que surgió poco después de su muerte y al menos desde que la canción de Wolf Biermann del "Comandante Che Guevara" se ha vuelto familiar: Che Guevara como "Cristo con la pistola". Ya durante su vida, Guevara había sido considerado por muchos como una persona extraordinaria, incluso adorado como santo por algunos debido a su actitud ascética y estrictamente igualitaria, su fanatismo de justicia, su desprecio por el dinero y la muerte. La forma de su muerte aumentó esta adoración una vez más y convirtió a Guevara en un nuevo Cristo. En su "Mensaje a los pueblos del mundo" escrito unos meses antes en la jungla boliviana, Guevara había llegado a su fin, había evitado deliberadamente, pero había dado la bienvenida a la muerte, si él, como Guevara, la "salvación de la humanidad" de opresión y explotación. Esta presuntuosa interpretación de su autosacrificio no dejó de tener su efecto y fue agua en los molinos de aquellos que querían ver en él un nuevo Cristo.

Pero esta imagen fue incorrecta desde el principio en un punto central. Jesucristo se negó con la palabra de que su reino no era de este mundo, para hacer cumplir la ley de Dios por la fuerza. Pero fue precisamente esta aparente discrepancia, que amenazaba colapsar toda la analogía con Cristo, lo que hizo que el Che Guevara fuera más atractivo. Después de que la pureza de la persona del Che Guevara y sus motivos habían sido sugeridos por medio de la imagen de Cristo, la violencia que propagaba ahora podía aparecer como puro, es decir, poder absoluto y divino, que era sobre todo legitimidad de legitimidad. El término "Cristo armado" ya no era una contradicción en sí mismo, si Che Guevara estaba atestiguado como pureza Guerillero. Para sus "discípulos" esto significaba que quienquiera que ejercía la violencia en su nombre estaba directamente del lado de la justicia, él mismo era un hombre justo.

Que esta no es una mera figura de pensamiento, podría convencer a millones de alemanes en el otoño de 2008 con motivo de la emisión de la película de televisión "Mogadishu": los secuestradores secuestrados en septiembre de 1977. La máquina de Lufthansa llevaba todas las camisetas de Che Guevara, no había grillos el director, como demostraron las imágenes originales grabadas, con las cuales sucedieron audazmente a la sucesión de Guevara y reclamaron sus puntos de vista sobre sus acciones: la violencia, por terrible que parezca, es legítima si no tiene una ventaja personal, pero lo revolucionario. De acuerdo con esto, el líder de los terroristas se llamó a sí mismo "Capitán Mártir Mahmud" y por lo tanto señaló la disposición para el autosacrificio en nombre de la humanidad. También en este caso: después de que el ideal de la revolución, que encarnaba al Che Guevara, se desvaneció y ahora se sospecha de violencia incluso en la guerra, aún puede servir como pantalla de proyección para la necesidad de ajustar las acciones a una perspectiva que está más allá de toda sospecha. es sublime para servir a cualquier "interés propio bien intencionado".

Esta guía ahora ampliamente utilizada de acción individual y colectiva se aplica a los adoradores del Che Guevara como el egoísmo y el nacionalismo moderadamente ocultos, como un evento plenario general que se ha apoderado de todas las clases sociales, desde el boni banker hasta los potentados corruptos hasta la gente común, el En las primeras horas de la mañana, las piernas están en el estómago para negociar la apertura de una nueva megatienda. Con este diagnóstico, la solidaridad ya no es suficiente, porque en la búsqueda de motivos puros como agua bendita solo ayuda la perspectiva de la humanidad, que Che Guevara -especialmente en su voluntad política- reivindicó para sí mismo.

Si uno busca otros motivos para la fascinación del Che Guevara, entonces, finalmente, el famoso juicio del filósofo francés Jean-Paul Sartre para mencionar, para quien Guevara no era solo un intelectual, sino el "hombre más perfecto de nuestro tiempo". Esto no se refería ni a la antropología ni a la pedagogía, pero la palabra de perfección se refería al acuerdo del pensamiento y la actuación del Che Guevara. Pero el pathos de la unidad de teoría y práctica admirado por Sartre no emanó de él, pero la unidad solo podría ser perfecta si la práctica fuera tan libre y, sobre todo, tan radical como el pensamiento del intelectual. Con la idealización del radicalismo, Sartre podría estar seguro de seguir los pasos de Guevara. Para esta moderación era un término del lenguaje de los maestros coloniales. De moderación en sus ojos solo hablaban aquellos que planeaban una traición.

Debe reconocerse que Che Guevara tuvo mucho éxito en mantener esta máxima desde la época de los guerrilleros cubanos. Qué consecuencias políticas podía tener en la práctica la transferencia de la teoría radical, él sabía, o al menos sospechaba, y estaba dispuesto a pagar personalmente el precio. Sin embargo, no dudó en dar crédito a otros por estos costos, por ejemplo, cuando se considera su actitud en la crisis de Cuba, cuando también aceptó el uso de armas nucleares para hacer valer sus ideas políticas. El pathos del radicalismo que una vez dominó la generación del 68 ha desaparecido en gran medida, pero el valor que lo sostuvo se ha mantenido: el ideal de la concurrencia de pensamiento y acción que aquellos que aspiran pueden encontrar en la biografía de Guevara. Sin embargo, hoy los efectos colaterales no intencionales del reclamo radical "todo lo privado es político" pueden ser admirados en las transmisiones de la tarde, donde en nombre de lo auténtico, el límite entre lo privado y lo público se derriba regularmente en desvergüenza consciente.

¿El desencanto?

Si busca las razones por las cuales el Che Guevara todavía tiene un efecto fascinante en muchas personas hoy en día, puede afirmarse que los anhelos de intensidad, justicia, idealismo, pureza o identidad discutidos aquí -puede haber otros motivos para discutir- pueden sobrevivir y encuentra el excelente apoyo de Che Guevara. Que idealicen así a su persona, radica en la naturaleza de las cosas, porque son precisamente esas proyecciones las que continúan cultivando el "mito Che" de una manera específica. Mientras estos deseos y esperanzas estén presentes, cualquier intento de los Che-adoradores de apelar al "auténtico" radical Che Guevara por sus actuales formas de contracción y comercialización será tan infructuoso como cualquier intento de los críticos de Guevara de hacerlo Referencia al "empírico" Che Guevara para desencantar el "mito Che". Esto es para mencionar solo dos ejemplos, tanto para el intento de la hija de Che, Aleida, de proteger el retrato de su padre por medios legales de uso comercial, como para el reciente intento de la organización estudiantil afiliada a CDU, RCDS. Enumerar el lado oscuro de Guevara en la campaña "¡Ciao, Guevara! Mira la verdad en la cara" y así abordar el mito del Che.

¿Qué pasa con las ventajas que se mencionaron al principio y que se pueden lograr con el guerrillero heroico ? El carácter de Che Guevara se caracteriza principalmente por términos como intransigencia, modestia e incorruptibilidad, todos topoi del campo del ascetismo. Especialmente en el desinterés radical de Guevara (donde la muerte fue solo el final), está el fracaso trágico y político del Che Guevara. Así, para la mayoría de sus contemporáneos, y aún más para los posteriores, se ha alejado a una distancia que les permite admirar a Guevara sin seguirlo.

Es el autosacrificio en nombre de la revolución lo que constituye el núcleo del "mito Che" y genera tanto culto como inacción. "Che" se ha convertido en un signo distintivo que demuestra una inadaptación radical. Y esa es una ganancia ideal que puede obtenerse sin vacilación, porque puede estar seguro de que nadie espera ninguna consecuencia política.

notas al pie

[1]  Ver abajo: Stephan Lahrem, Che Guevara: Vida - Trabajo - Efecto, Frankfurt / M. De 2010.

* Stephan Lahrem

1 | 2 | 3 | 4 >>