La heroica resistencia del pueblo al fascismo.  Los Chilenos Internacionalistas

Solidaridad Internacional con Nicaragua y la lucha sandinista contra el imperialismo y la dictadura de Somoza

LOS CHILENOS QUE LE DIERON COMO TARRO AL TACHITO SOMOZA

 

La heroica historia de los internacionalistas nacidos en esta larga y angosta faja de tierra que entregaron sus vidas por la libertad de otros pueblos y en aras de acabar con la miseria en nuestra América. 

La Ración, que de vez en cuando le achunta, dio a conocer algunos documentos desclasificados sobre la izquierda chilena de fines del siglo pasado y su colaboración con el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), donde socialistas, miristas y comunistas entregaron sus vidas luchando contra la dictadura de Anastasio Somoza hijo, Tachito.

De acuerdo con estos documentos, desde 1968, las organizaciones políticas locales de izquierda ayudaron al FSLN. Una década más tarde, muchos chilenos formaron en las filas de los sandinistas, como guerrilleros y luego como miembros del gobierno y otras entidades nicaragüenses.

Con documentos desclasificados e innumerables testimonios, se sabe hoy que, desde 1977, militantes del MIR se incorporaron a frentes guerrilleros y urbanos del FSLN. Los miristas, además, proporcionaron “apoyo externo y logístico” desde 1974. Había también lazos personales de dirigentes de esa organización con comandantes como Jaime Wheelock que estudió en Chile, y Tomás Borge, que contactó con los miristas a inicios de los años de 1970.

;A partir de 1979, integrantes de los partidos Socialista y Comunista también pasaron a formar parte de contingentes sandinistas, sobre todo en el Frente Sur Benjamín Zeledón, aprovechando la numerosa colonia de exiliados chilenos en la vecina Costa Rica. Fue importante el aporte de los artilleros chilenos para acabar con los reductos fortificados del somocismo.

Producido el triunfo guerrillero el 19 de julio de 1979 comunistas, miristas y socialistas como el dirigente Pablo Muñiz – quien fue el primer presidente de izquierda de la federación de estudiantes de la Universidad Católica –, pasaron a integrarse como funcionarios de ministerios -principalmente Interior, Economía, Agricultura, Salud-, de servicios públicos, del Ejército Popular Sandinista (EPS), de la Fuerza Aérea Sandinista (FAS) y en los Batallones de Lucha Irregular (BLI), que tuvieron como misión “combatir a la Contra “, que tenía bases en Honduras financiada armada y apoyada por el gobierno estadounidense de Ronald Reagan.

Aunque aún permanecen en el anonimato, se sabe de cuatro chilenos que fueron lugartenientes de Tomás Borge, ministro del Interior, y Humberto Ortega, jefe del Ejército.

Los vínculos de chilenos con la Nicaragua sandinista incluyeron el ámbito cultural, y el cineasta Miguel Littin colaboró con sus películas Alsino y el Cóndor y Sandino, en homenaje al patriota César Augusto Sandino, cuya fuerza fue definida por Gabriela Mistral como un “pequeño ejército loco de voluntad de sacrificio“.

Esta activa participación en Nicaragua dejó un saldo de una veintena de chilenos muertos, tanto en combates como durante la defensa del gobierno sandinista. Hasta la fecha, unos doce cuerpos han sido repatriados a Chile y el domingo se les hará un homenaje en el Cementerio General. Entre ellos están Edgardo Lagos, Days Huerta, Volodia Alarcón y José Ibáñez.

Los chilenos que combatieron en Nicaragua junto al FSLN celebraron el 29 aniversario de ese proceso con la edición de un libro sobre su contribución internacionalista.

Internacionalistas chilenos en la Revolucion Popular Sandinista

El libro, con más de 100 páginas de fotografías de los estos internacionalistas, fue anunciado por miembros de la Brigada Internacionalista 30 Aniversario de la Revolución Popular Sandinista. Destacaron que, en sus páginas, figuran chilenos que luego lucharon contra la dictadura de Augusto Pinochet, como Raúl Pellegrín, José Valenzuela Levi, Roberto Nordenflycht y Moisés Marilao Pichón.

Este libro pretende testimoniar que el ser humano tiene siempre opciones para mostrar sus valores, su hermandad, su fraternidad, su capacidad para reaccionar frente a la injusticia, afirmaron.

La brigada se estructuró en Chile con el propósito de dar continuidad a nuestra historia y a nuestros procesos sociales y para que estos hechos se integren al patrimonio histórico del pueblo chileno.

Recuerda, asimismo, que los pueblos de Chile y Nicaragua están hermanados desde la lucha de Augusto César Sandino, cuando Gabriela Mistral, bautizó a sus tropas como un pequeño ejército loco de voluntad de sacrificio, capaz de desafiar a los Estados Unidos que les combatió inútilmente por años. .

Medio siglo después, se señala, los chilenos pisaron suelo nicaragüense para sumarnos al proceso revolucionario, al nuevo y pequeño ejército loco para quedar definitivamente inscritos en la historia de América.

Decenas de chilenos que murieron combatiendo a la dictadura de Augusto Pinochet y también en batallas en Nicaragua y El Salvador, fueron recordados por la Asociación de Combatientes Antifascistas e Internacionalistas (ACAI) en Santiago.

En un acto que contó con la presencia de las embajadoras Ileana Díaz-Arguelles, de Cuba, y María Luisa Robleto, de Nicaragua, Carlos Fonseca Terán, delegado internacional del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) saludó al numeroso público de luchadores y familiares de los que cayeron en combate.

Fonseca rindió homenaje a quienes dieron un ejemplo de dignidad, compromiso y valor.

Por su parte, el presidente de la ACAI, Etiel Moraga, recordó que la iniciativa de formar militares antifascistas cumple ya 34 años y recordó el ejemplo de los que lucharon y de los que cayeron heroicamente.

Asimismo, reiteró la solidaridad de sus más de 100 combatientes afiliados -a quienes describió como una gran reserva moral para la lucha de los pueblos- con Cuba y otros procesos revolucionarios de la región.

Luego de proyectar los nombres de los mártires en una pantalla, los directivos de la ACAI también recordaron a los miles de héroes anónimos en la lucha antidictatorial, e identificaron a algunos con sus nombres de guerra, como la compañera Teresa, Vladimir y Naldo, que luchó junto al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador.

Guillermo Teillier, presidente del Partido Comunista, reseñó los grandes cambios surgidos en América Latina y el Caribe desde entonces y dijo que el continente se abre camino, en gran medida, gracias al ejemplo de la Revolución Cubana y a la resistencia de su pueblo, pese a casi 50 años de bloqueo económico de Estados Unidos.

Tras recordar la valentía de los chilenos que empuñaron las armas, reiteró igualmente la disposición de muchos combatiente chilenos de defender los actuales procesos latinoamericanistas.

A su vez, una dirigente del Partido Socialista de Chile también rindió homenaje a los combatientes, militantes de varios partidos de la izquierda chilena, a quienes describió como internacionalistas profundamente humanistas y reclamó que la sociedad todavía no les ha brindado el reconocimiento que se merecen.

Por Arnoldo Silva Lagos. Julio de 2009, Clarinet.

Bigadas Muralistas Elmo Catalán BEC